Enter your keyword

Endodoncia

La endodoncia es un tratamiento mediante el cual se limpia y sella el interior del diente para evitar un episodio infeccioso. Suele ser la última oportunidad antes de la extracción y en ocasiones requiere varias visitas. El diente no es una estructura homogénea, sino que está formado por varios tipos de tejidos.

El esmalte en la corona del diente es su parte visible, es blanco y muy duro y la primera barrera frente a la caries. La dentina es de color amarillento y se sitúa bajo el esmalte. Su dureza es menor, por lo que es más sensible a la caries. La pulpa dental es donde se encuentran los nervios del diente. Está en la corona y recorre la raíz hasta sobrepasarla. Es la parte que aporta vida al diente y es muy vulnerable al ataque de los microorganismos. Como el diente está expuesto al exterior, se encuentra rodeado de bacterias, algunas de las cuales son las responsables de la caries dental.

 

Hay varias causas que nos pueden conducir a tener que endodonciar un diente, traumatismos y fracturas, problemas endoperiodontales, … pero sin lugar a dudas, la patología que más frecuentemente nos obliga a desvitalizar un diente es la caries dental avanzada.

¿Qué es la caries?

La caries es un proceso destructivo que suele comenzar en el esmalte. Si la higiene es incorrecta y el diente no es tratado a tiempo mediante obturaciones, la caries acabará traspasando la capa del esmalte y llegará a la dentina. Como la dentina no es muy resistente, la caries aumentará su volumen rápidamente e infectará la pulpa, lo que ocasiona un dolor intenso. Si la situación prosigue la infección llegará hasta el final de la raíz aumentando el dolor y provocando alteraciones graves.

 

Una pulpa infectada deber ser retirada completamente. Cuando el diente está vacío, limpio y libre de gérmenes se rellanará con un material especial que garantiza el sellado permanente. Este proceso es la endodoncia.

 

La endodoncia eliminará la infección y el dolor y es la ultima oportunidad del diente antes de su extracción definitiva. La endodoncia también es necesaria si el diente ha sufrido un traumatismo u otras causas infecciosas.

¿Por qué salen las caries?

La caries ataca progresivamente todas las partes del diente y puede tener consecuencias graves para la salud bucal. Es la enfermedad dental más frecuente en niños, pero también afecta a los adultos. En nuestra boca habitan muchos tipos diferentes de bacterias que se acumulan formando la placa dental. Estas bacterias producen ácido que pueden disolver el esmalte. Generalmente se producen por una dieta rica en azúcares, especialmente en niños, o la sequedad bucal.

¿En qué consiste el procedimiento?


El primer paso será asegurarse de que la infección ha alcanzado la pulpa, haciendo necesaria esta intervención. Para ello, el especialista llevará a cabo una exploración periodontal y diversas pruebas de sensibilidad, buscando una respuesta dolorosa ante estímulos físicos y térmicos.

El tratamiento se lleva a cabo bajo anestesia, tras haber aislado por completo el diente afectado. Consiste en limpiar, vaciar el interior de la pieza y rellenarlo posteriormente con un material biocompatible para impedir la filtración de fluidos externos o internos. Este material de relleno debe sellar, ocupar y obturar la totalidad del interior de la pieza dental.

Lo más importante a la hora de realizar una endodoncia es que el interior del conducto quede completamente limpio, eliminando por completo la infección. De no ser así, esta puede extenderse a cualquier de las zonas anexas a los dientes, como los senos (provocando sinusitis) o los espacios celulares (celulitis).

Con el objetivo de proteger la pieza dental que, tras la endodoncia, queda debilitada, el odontólogo puede colocar una corona dental. Hay que tener en cuenta que, al vaciar el interior del diente, la dentina se vuelve mucho más frágil y el diente soporta peor la sobrecarga oclusal (fuerza que aplican los dientes superiores sobre los inferiores), por lo que el peligro de fracturas aumenta considerablemente.

¿Qué esperar después de una endodoncia?

Los más habitual es que, tras el procedimiento, el paciente note molestias durante unos días, especialmente si existía dolor antes de iniciar el tratamiento. El especialista recomendará en este caso la administración de analgésicos para paliarlas.
 
Además, es posible que el paciente note cierta sensibilidad e incomodidad. No hay razones para alarmarse: ninguno de estos síntomas tiene por qué ser indicio de que el procedimiento no haya tenido éxito o la recuperación no se esté llevando a cabo correctamente.
 
No obstante, en el caso de que estos síntomas no mejoren pasados unos cuantos días, será necesario acudir cuanto antes a la clínica dental. Puede darse el caso de que la infección no se eliminase por completo debido a la existencia de conductos de difícil acceso o que se contaminase el interior del diente durante la intervención.
 
De ser así, el odontólogo procederá a realizar un tratamiento conocido como reendodoncia, en el cual se repite el mismo proceso, para poner fin al problema.