Introduzca su búsqueda

Endodoncia

La endodoncia es un procedimiento al que se recurre cuando la pulpa dental se ha visto afectada debido a una caries muy profunda, un traumatismo o por algún otro tipo de lesión. Gracias a la endodoncia, en nuestro centro en Las Palmas, limpiamos los tejidos afectados del diente y sellamos la cavidad para frenar la infección. En muchos casos, se trata de la última oportunidad para salvar la pieza dental antes de que sea necesaria una extracción.

El diente, al igual que el resto de nuestro cuerpo, no es una estructura simple, sino que está conformada por múltiples tejidos. La parte que queda visible se denomina esmalte, y es el primer escudo al que se enfrenta la caries. Entre los tejidos internos se encuentran la dentina y la pulpa dental, situada en la parte más profunda de la pieza, donde están los nervios del diente.

 

La pulpa es la responsable de que percibamos los estímulos externos como el frío o el calor. Por ello, cuando tenemos sensibilidad dental, es muy probable que tengamos alguna caries o padezcamos alguna enfermedad periodontal como la gingivitis o periodontitis.

 

Dependiendo de lo avanzada que esté la caries, será necesario tratarla con una obturación dental o a través de una endodoncia.

¿Cómo afecta la caries a los dientes?

Podemos decir que la caries es un proceso destructivo. Nuestra boca está expuesta constantemente a procesos infecciosos y, poco a poco, se van acumulando bacterias en toda la cavidad bucal. Si mantenemos una rutina de higiene dental correcta conseguiremos eliminarlas, de lo contrario, el ácido que liberan estas bacterias irá destruyendo poco a poco el esmalte de los dientes, produciendo la cavidad que identificamos como caries.

 

Una vez traspasada la barrera del esmalte, la caries lo tiene fácil para vencer a la dentina, que es bastante menos resistente, y continúa extendiéndose. En el momento en el que la caries ha alcanzado la pulpa dental, el paciente puede llegar a sentir un dolor intenso. Es importante frenar el proceso cuanto antes y evitar que avance para que no llegue a la pulpa.

 

La caries es una de las enfermedades bucodentales más frecuentes entre la población. En nuestra clínica recomendamos evitar una dieta rica en azúcares para prevenir la aparición de la caries. Además, animamos a los padres a que revisen el estado de la boca de los niños con regularidad para detectarlo cuanto antes.

 

En casos extremos en los que el paciente no visite al dentista y la caries continúe avanzando, puede llegar a ser necesaria la endodoncia o la extracción del diente.

¿En qué consiste una endodoncia?

El endodoncista se encarga de realizar una exploración de la boca del paciente, realizar las pruebas necesarias y determinar si es conveniente la intervención para extraer la pulpa infectada. En caso afirmativo, se lleva a cabo el siguiente procedimiento con el apoyo de instrumental especializado:

  1. Aplicamos la anestesia local. El tratamiento se realiza siempre en estas condiciones para que el paciente no sienta dolor.
  2. Una vez insensibilizada la zona, realizamos una pequeña perforación a través del esmalte para poder acceder a la cámara pulpar y a los conductos radiculares.
  3. Procedemos a la extracción de la pulpa y modelamos la cavidad para poder desinfectar los tejidos y limpiar los conductos.
  4. Rellenamos el hueco, asegurándonos de que quede bien sellado para prevenir la reaparición de infecciones.

Reconstruimos el diente para devolver el aspecto natural y que el paciente pueda hacer vida normal después de la endodoncia.

Qué tener en cuenta después de una endodoncia

Es importante que el paciente comente cualquier problema que tenga tras el tratamiento: sensibilidad inusual, incomodidad, inflamación… Es normal sentir alguna molestia en la zona intervenida algunos días después, pero existen analgésicos que ayudarán a paliarla.

 

Si los problemas persisten después de un tiempo, se recomienda volver a pedir cita con el especialista. En algunos casos, puede que quede algún resquicio de la infección que no se lograra eliminar por completo por la dificultad de acceso a los conductos, o que no se esterilizara del todo la pieza. El endodoncista propondrá entonces realizar una reendodoncia para solucionar el problema y asegurar que el paciente pueda volver a su rutina con normalidad.